La piel de una persona que se exponga en traje de baño al sol de verano durante media hora segregará 1,25 mg de vitamina D a lo largo de las siguientes 24 horas. La cantidad de vitamina producida se reduce a medida que aumenta el bronceado, de manera que una persona con la piel muy oscura necesitará que el tiempo de exposición se multiplique por seis para segregar la misma dosis que una pálida. Los antropólogos evolucionistas creen que la piel del ser humano se fue blanqueando a medida que se alejaba de su cuna en África para favorecer precisamente la obtención de vitamina D. Paralelamente tuvo que aumentar la ingesta de pescado graso, donde también se encuentra.

La función principal de la vitamina D es reforzar la absorción del calcio para que pueda fijarse en los huesos, servir para la transmisión de señales nerviosas o para obtener energía de los alimentos. La deficiencia de vitamina D, debida a una exposición insuficiente al sol, puede causar malformaciones esqueléticas en los niños, así como dolor de huesos y osteoporosis, tanto mujeres como hombres, sobre todo en corredores.

Diferentes estudios han demostrado que un déficit de vitamina D nos predispone a problemas en articulaciones, enfermedades cardiovasculares e incluso, padecer cáncer. Las tasas de mortalidad son mayores entre las personas con déficit de vitamina D frente a aquellas que tienen unos niveles de vitamina D óptimos. Mucha gente cree que el sol produce un aumento del riesgo de padecer un melanoma (cáncer de piel grave), pero estudios epidemiológicos con garantías científicas, nos demuestran lo contrario y relacionan el uso de cremas solares artificiales con el incremento de melanomas. Los melanomas además suelen aparecer en zona no fotoexpuestas. Tomar el sol de manera moderada y regular incluso podría prevenir el melanoma que tradicionalmente se ha achacado a las quemaduras solares sucesivas. Las personas que trabajan o ejercitan al sol presentan paradójicamente, una incidencia menor de melanoma.

Existen estudios que asocian la poca exposición al sol, la deficiencia de vitamina D y una incidencia mayor de esclerosis múltiple, diabetes, hipertensión, síndrome metabólico y varios tipos de cáncer, entre ellos los de mama, ovario, colon, páncreas y próstata. Los baños de sol pueden conferir protección ante enfermedades como la artritis reumatoide, la psoriasis, el asma y las infecciones. El nivel de vitamina D en la sangre es el único indicador de que se está sufriendo una deficiencia de sol. Los expertos consideran que poseer menos de 29 nanogramos (ng) por mililitro (ml) implica una predisposición a una amplia variedad de enfermedades.

Para reducir los efectos negativos del sol lo ideal es llevar una dieta rica en antioxidantes que ayuda a prevenir los efectos negativos de la radiación solar y refuerza los positivos. Las vitaminas A, C y E, el selenio y los compuestos químicos presentes en los vegetales con un color verde, rojo y naranja son potentes antioxidantes

Según el tipo de piel que tengamos podremos exponernos más o menos al sol. Si queremos evitar las quemaduras debemos de o no exponernos al sol en las horas de máxima radiación (de 12 a 16 pm dependiendo de la época del año y la latitud) o cubriéndonos con medidas físicas: ropa, gorro, gafas de sol, etc. ¡Elige el mejor protector solar! Muchos no proveen adecuada protección frente a los rayos UVA. De acuerdo a la legislación actual, la protección frente a los UVA debe ser al menos un tercio de la protección UVB, esto quiere decir que, si compramos una crema con un FPS 45, tendrá una protección contra los UVB de 45, y al menos una protección de 15 frente a los UVA. Debido a que la protección frente a UVA y UVB no van de la mano, es importante elegir una crema solar que proteja tanto de los rayos UVA (responsables del envejecimiento de la piel) como de los UVB (causantes de las quemaduras).

Tomar el sol es imprescindible para sintetizar vitamina D, pero si lo tomamos sin precaución, puede ser más perjudicial, chequea tus niveles, disfruta el entrenamiento, come antioxidantes en tu dieta y, ¡A correr se ha dicho!

(Nº Visitas: 107)

Comentarios